Moryn Ardens es una sacerdotisa de Ishtil vulcanesa,  conocida por abandonar sus hábitos y convertirse en la mujer del Maestro de la Espada de Atalai, Pireias. Es la madre de Issmud Ardens.

Moryn es morena, de piel aceitunada y ojos verdes. Como sacerdotisa de Ishtil viste una túnica blanca. Sin embargo, tras abandonar a sus hermanas, cambió su vestimenta por prendas más apagadas y austeras.

Moryn procede de una familia de la nobleza menor de Vulcanne. Al ser la más pequeña de las hijas, fue enviada a servir a la diosa como sacerdotisa y curadora. Moryn tiene buenas dotes para la medicina y además, debido a su carácter, sabe hacer felices a sus pacientes (en el hospital de Vulcanne todos la querían). Es educada y culta (habla y escribe en varias lenguas), sabe escuchar, es paciente, prudente y comedida.

Tras conocer a Pireias se embarca en un largo viaje para ayudarle a recordar su pasado.