Annarien Agnarcharien

perfiles-refugio-anny

Apodos/Seudónimos: Hija de Dragón, Agnarcharien.

Edad: Apariencia de unos 30 años, aunque en realidad tiene más de 40.

Especie: Entoi (Aunque muchos lo duden) || Raza: Pueblo de la Luz.

Lugar de Origen: Ishtilnar.

Idiomas: Todas las lenguas entoi, de los dragones, animales y espíritus.

Profesión: La Maestra de la Orden Celestial.

Habilidades: Aunque no suele hacer gran alarde de su poder delante del vulgo, es Maestra Celestial por algo. Posee bastos conocimientos. No lleva armas, aunque sabe manejar la espada y el cuchillo con habilidad.

Descripción: Annarien es una blanca mujer ishtilnarina de mediana edad con un largo cabello castaño brillante como el bronce y extraños ojos verdes.

Viste con ropas de colores irisados, y luce una diadema dorada con el ojo de Dannan en la frente. Siempre se acompaña de un misterioso halcón llamado Daimon.

Trasfondo: Annarien fue una maga precoz de un pueblecito de Ishtilnar, hija de un comerciante adinerado que pudo darle acceso una buena educación, que en su mayoría resultó ser autodidacta. Pronto fue admitida en la Escuela de Magia de la capital y se dedicó a ello con ahínco, ya que no tenía amigos y era objeto de burla y de deseo de sus compañeros. A una edad temprana ya superaba a sus maestros, ridiculizándolos en clase.

Con 23 años su sed de saber la llevó a estudiar nigromancia, cosa prohibida en Ishtilnar, y contactó con los espíritus. Cuando se jactó que sabía más que los dioses, estos la castigaron haciendo que fallase un hechizo, que provocó que ardiera completamente en llamas y se quedara ciega. Se dice que durante este incidente murió, viajó al Inframundo y regresó.

Desde entonces hubo un tiempo en que, invidente, renunció a su magia y se dedicó a aconsejar, curar y se consagró como sacerdotisa de Ishtil. Llevaba una vida tranquila en templo de Ishtilnar cuando conoció a Lishis, una niña que entregaron a su protección. Se dice que para conseguir de nuevo su vista sacrificó a Lishis, engañándola para que se envenenara y así tomar sus ojos. Lo que no saben es que con la ansiedad erró el hechizo (¿los dioses volvieron a castigarla?), con lo que el alma de la niña entró en su cuerpo.

Buscando el perdón viajó a Dammantia, donde subió descalza los escalones del templo de Dannan, y, llorando, imploró ser su sacerdotisa. Pero aquello no la curó. El alma de Lishis conviviría con ella el resto de su vida.

Con los años volvió a interesarse por la magia e ingresó a la Orden Celestial, en la que ascendió rápidamente. Todo el mundo le recrimina que no debería ser la Maestra de esta Orden, pero su poder y conocimiento sin límites hace que siga en este puesto.

Carácter: Annarien es en público una mujer altiva, severa y de mirada desdeñosa. Sin embargo tras su apariencia está atrapada una mujer desesperada, cansada de vivir y maldita. En su cuerpo hay dos almas que luchan constantemente, así que a menudo tiene cambios bruscos de humor y de carácter, pero la mayor parte del tiempo consigue dominarla y ser ella misma, o lo que ella quiere que piensen que es…